Cuando iniciamos un negocio o montamos una empresa con los únicos recursos que nos da nuestra ilusión y nuestros ahorros no nos planteamos si podemos contratar a expertos en cada una de las áreas de la gestión empresarial.

Lo más que haremos será reconocer que tenemos una carencia en alguno (o muchos) de los aspectos de dicha gestión, pero los limitados recursos nos dirán que no es posible dar un sueldo a otro cuando, a duras penas, nos llega para tener nuestro propio sueldo.
Pero la realidad es que hay algunos aspectos de la gestión que son clave y que no pueden dejarse en manos inexpertas o, simplemente, sin hacer. Imagínate que no sabes nada de contabilidad o de impuestos y dejas que se pasen los plazos de presentación del IVA, no haces bien las nóminas o no llevas las cuentas de tu empresa con el necesario rigor. Poco vas a tardar en tener problemas.

Si te has dado cuenta de que tienes un buen producto o servicio pero no llegas a tus clientes, no vendes con la facilidad que crees o simplemente, no sabes dónde está tu público objetivo, quizás te hayas planteado la posibilidad de contratar a un director de Marketing o a un director Comercial. Pero si buscas a alguien realmente efectivo, tendrás que comprender que un trabajador experto es caro y exige unos recursos para realizar su trabajo con garantías. Por este motivo, cuando te plantees esa contratación debes plantearte qué recursos tienes para destinar a vender (bueno, no a vender, a facilitar la venta de tus productos o servicios).
Puede que después de un rato de cálculos y de sopesar pros y contras, no tengas muy claro si puedes contratar a un experto o a una empresa que te eche una mano. Pero existen otras alternativas.

director comercial o director de marketing

Si te cuesta trabajo vender, llegar a tu público pueden existir razones o problemas que tienen que ver más con el Branding que con otras facetas de la gestión empresarial. En algunas ocasiones, la dificultad para conectar con tu público objetivo nace en una mala estrategia de comunicación (también de marketing o comercial). Puede ser que tu marca no aporta lo suficiente para ayudar a vender tus productos o servicios, los canales de comunicación (el canal comercial, los materiales promocionales -folletos, flyers, presentación de empresa o portfolio, el discurso de venta-, la web, las redes sociales…) no están bien definidos o diseñados para convencer a tus clientes, o tu propia marca no transmite los conceptos más apropiados para dar confianza a los posibles compradores de que es la mejor solución a sus necesidades.

Para conseguir una buena marca es necesario plantearse una estrategia de Branding adecuada a tus objetivos, diseñar una buena marca, un buen nombre para tu marca (Naming) y desde ese punto, ir construyendo planes de acción que te permitan llegar a tus públicos objetivos. En esos planes estarán también acciones de Marketing y Comerciales, que podrá poner en marcha el “nuevo director de Marketing”. Aunque si has hecho un buen trabajo, no necesites todavía contratar a nadie y solo tengas que dar un poco de tiempo a tu marca para que atraiga a tus clientes de forma natural.

Cuando existan nuevas variables de Marketing o sea necesaria la optimización de procesos, puede que sea el momento de contratar a un director que vuelva a dar otro giro de tuerca a tu gestión empresarial.

¿Y cómo se define una buena estrategia de Branding? Como todo exige profesionalidad y mucha información. Si hasta ahora no la tienes es que no has concedido suficiente valor a esta parte de la gestión empresarial. Puedes comenzar por leer algunos documentos (en este blog encontraras muchos post sobre Branding y te invito a descargarte el libro gratuito “Diseño y gestión de la imagen empresarial“), plantearte muchas preguntas y sobre todo, pensar en aquello que necesitan las personas a las que te quieres dirigir con tus productos o servicios. Piensa que a ellos no les importa lo que tu vendes, solo lo que ellos necesitan. Si eres capaz de comprender qué les puede motivar a comprar, tienes la pieza fundamental de tu “nueva marca”. Y si no lo tienes claro, recurre a profesionales del Branding. Tu marca es demasiado importante como para no prestarle atención.